Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

El déficit de magnesio, un riesgo más del uso extensivo de inhibidores de la bomba de protones (IBP) (28/Marzo/2011)
España está a la cabeza del consumo de estos fármacos, debido a la banalización de su uso y a la prescripción fuera de indicación, según señalan algunos profesionales consultados por Correo Farmacéutico, entre ellos Arantza Viamonte (farmacéutica del CIM del COF Navarra)

La FDA ha emitido una alerta relativa al déficit de magnesio asociado al consumo prolongado de IBP, como resultado de una revisión de casos procedentes tanto de la literatura científica como de los sistemas de farmacovigilancia. Los pacientes afectados habían estado en tratamiento con un IBP durante al menos 1 año, aunque en algunos casos la hipomagnesemia se produjo tras solo 3 meses de tratamiento. Aunque no se conoce el mecanismo, se piensa que el uso prolongado del medicamento puede interferir en la absorción intestinal de magnesio, un efecto que se haría extensivo a todos los fármacos del grupo.

Algunas manifestaciones severas de la hipomagnesemia son de tipo cardiovascular (taquicardia supraventricular, prolongación del intervalo QT, fibrilación atrial), además de convulsiones, tetania etc. El riesgo de hipomagnesemia podría ser valorable cuando se preven tratamiento prolongados, o cuando el paciente está en tratamiento con otros fármacos (diuréticos o digoxina), en los que la hipomagnesemia puede tener consecuencias importantes.

Este efecto adverso se añade a otros que ya han sido dados a conocer, como un aumento del riesgo de fracturas osteoporóticas, de la incidencia de neumonías, o el fenómeno de hipersecreción ácida de rebote

Uso excesivo de IBP en España

La utilización de IBP en España es claramente excesiva. Entre los años 2000-2008, el uso de fármacos antiulcerosos aumentó un 200,8%.
Además, las cifras de consumo son muy superiores a las de otros países europeos (por ejemplo 85 personas de cada 1000 toman un IBP a diario en España, frente a 27 en Italia, o 30 en Noruega).

La realidad es que existen estudios que evidencian una excesiva prescripción de IBP en Atención Primaria y Especializada. Entre las causas se citan la tendencia a una mayor indicación en gastroprotección cuando se utilizan AINEs (sin que existan otros factores de riesgo), o a la prescripción como tratamiento empírico de la dispepsia o de afecciones gástricas menores.

No puede olvidarse la banalización de su consumo. El uso de los IBP ha trascendido el ámbito puramente clínico, y hay personas que lo toman a diario sin haber sido recetado por el médico. El omeprazol es un fármaco barato, a veces no es difícil de conseguir sin receta, y existe una amplia percepción de seguridad. En definitiva, la automedicación irresponsable con los IBP es elevada.

Precisamente dos farmacéuticas pamplonesas (Mª Francisca Ezquieta y Raquel Igoa) llevaron a cabo en noviembre de 2009 un estudio sobre dispensación de omeprazol en la farmacia, que fue publicado en la revista Farmacéuticos comunitarios (ver vínculo al final de esta noticia). En él trataban de analizar las características de la utilización del omeprazol 20 mg por los pacientes, e inferir las causas de la elevada prevalencia de uso, incluyendo el fenómeno de la hipersecreción ácida de rebote.


NOTICIA CORREO FARMACEUTICO 
ARTÍCULO OMEPRAZOL  

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal