Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

Un estudio insiste en la necesidad de formar en el buen uso de los IBP (5/Enero/2012)
Dicho estudio, realizado por la Gerencia de Atención Primaria de Ávila, analiza la adecuación de la prescripción de IBP y revela que dos de cada tres indicaciones no son adecuadas al paciente

España ocupa el segundo lugar en Europa en el consumo de inhibidores de la bomba de protones (IBP) o “protectores gástricos”. Para los expertos consultados por CF, este amplio consumo se explica sobre todo por su “banalización” y su uso fuera de las indicaciones establecidas como “protector gástrico”, denuncian Vicente Baos, coordinador del Grupo de Utilización de Fármacos de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), y Arantza Viamonte, del Centro de Información de Medicamentos del Colegio de Farmacéuticos de Navarra.

Ahora, un nuevo estudio realizado por la Gerencia de AP de Ávila, evidencia el uso inapropiado que se hace de estos fármacos ya que revela que dos de cada tres prescripciones de IBP en primaria (un 67 por ciento) son inapropiadas y no siguen los criterios de la Guía Farmacoterapéutica de Castilla y León.

En opinión de Andoni Mendoza , médico de familia de la gerencia y uno de los autores, “estos datos demuestran la necesidad de reforzar la labor formativa con los médicos, para que se adecuen a las recomendaciones de las guías, y con los pacientes, para que olviden la idea de que todos los medicamentos hacen daño al estómago o de que necesitan un protector gástrico porque toman muchos medicamentos”.

Según los datos del trabajo, las causas de prescripción no adecuada fueron sobre todo la ausencia de indicación autorizada para el uso de IBP, en el 45 por ciento de los casos, la duración de tratamiento incorrecto o excesivo, en el 35 por ciento, y la posología incorrecta, en el 20.
Aunque, en general, los IBP son fármacos seguros y bien tolerados, estudios recientes han relacionado su uso con efectos adversos poco frecuentes pero potencialmente graves como fracturas, neumonía, diarrea por Clostridium difficile, o déficit de vitamina B. Además, se ha alertado sobre el hecho de que un uso prolongado de IBP podría relacionarse con hipomagnesemia, problema asociado a un riesgo incrementado de arritmias.

Por todo ello, es necesario trabajar en la implantación de medidas para formar y concienciar a facultativos y pacientes en el buen uso.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal