Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

Un 2- 7% de los pacientes pediátricos puede sufrir una reacción al medicamento en algún momento de su proceso asistencial (20/Marzo/2012)
Las causas de los errores en medicación son debidas a fallos en la prescripción, la dispensación, la administración y la documentación, que suelen verse favorecidos por una escritura poco legible o una escasa información sobre la dosificación y la frecuencia de su uso

La seguridad del paciente es una prioridad para todos los sistemas de salud del mundo. A pesar de los avances producidos en nuestro país, todavía continúan existiendo diferencias entre los distintos niveles asistenciales y las diferentes comunidades autónomas, que evidencian la necesidad de crear un Registro Nacional sobre reacciones adversas e incidentes en la atención y manejo de los pacientes pediátricos, tal y como defiende el Comité de Calidad Asistencial y Seguridad en el Paciente de la Asociación Española de Pediatría (AEP). De esta forma, se pretende facilitar y agilizar la notificación de incidencias durante la asistencia pediátrica en todos los niveles de la misma, lo que permitirá conocer qué se puede mejorar, cuáles son los procesos que pueden suscitar errores y en qué fase del proceso asistencial se producen.

En los últimos años se han llevado a cabo mejoras sustanciales en las exploraciones médicas, procedimientos diagnósticos y terapéuticos, y un terreno en el que es preciso seguir mejorando es en el de la seguridad ante las reacciones adversas e incidentes que se producen, algunas de las cuales se podrían evitar si se contara con un protocolo de actuación único aplicable a nivel nacional.

Dentro de la seguridad del paciente pediátrico, uno de los aspectos que más preocupan a los expertos son los errores de la medicación. Entre el 2% y el 7% de los niños y adolescentes en tratamiento podría sufrir alguna reacción adversa a los fármacos, y como posibles causas se encontrarían los fallos en la prescripción, la dispensación, la administración y la documentación. Estos errores se ven favorecidos, en ocasiones, por una escritura poco legible o a una escasa información sobre la dosificación y la frecuencia de su uso.

En este sentido, la Asociación Española de Pediatría apuesta por la implantación de una historia clínica electrónica única, así como la de una tarjeta sanitaria única y la prescripción electrónica en la asistencia del paciente pediátrico, tanto en las consultas médicas hospitalarias como de Atención Primaria. Con estas medidas se podrían evitar errores de tipo administrativo, de diagnóstico, de procedimientos, y a lo largo del proceso asistencial, las duplicidades terapéuticas, las dosis excesivas, insuficientes o no ajustadas a las características específicas del paciente.

A la problemática de la seguridad en la medicación se suma el escaso porcentaje de reacciones adversas e incidentes que se comunican, dado que en nuestro país, en gran medida, pervive la cultura de la culpabilización. Cuando una organización empieza a buscar culpables no aprende, porque se esconde el evento adverso evitando así la mejora, favoreciendo que se vuelva a cometer el mismo error. Es necesario introducir herramientas como el registro de incidentes pediátricos que permita salir a la luz la información para poder aprender y rectificar, lo que redundará en una mayor calidad en el ámbito sanitario", manifiesta el doctor Antonio Jurado, miembro de la Junta Directiva de la AEP.

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal