Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

Alergias, otitis y catarros agudizan los síntomas por la presión, en viajes en avión (8/Agosto/2012)

Las alergias, sinusitis, otitis o los catarros agudizan los síntomas derivados de la presión producida en los viajes en avión o en la práctica del submarinismo, pudiendo desembocar en un “barotraumatismo”; se denomina así a la patología originada por los cambios de presión, tanto en el aire como en el agua, que se producen en el oído. El barotrauma suele desaparecer espontáneamente, aunque en ocasiones se prolonga durante días y hace necesario acudir a un especialista.

Esta enfermedad se suele manifestar con un ligero taponamiento de los oídos que desaparece al momento o a las pocas horas. Si la situación persiste durante más tiempo se puede originar una inflamación por la presión negativa, lo que produce dolor y pérdida de audición.

Las personas más susceptibles de sufrirla son las que practican submarinismo, viajan en avión o por zonas de montaña o, incluso, en ascensores, dado que la presión del aire disminuye según asciende y aumenta según se desciende. Estos síntomas aparecen especialmente si se está acatarrado o se padece una infección en las vías respiratorias altas, tales como rinitis, faringitis, sinusitis u otitis.

Para evitar que se produzcan estos problemas auditivos es recomendable no viajar en avión o bucear con catarros, alergias respiratorias, sinusitis u otitis, porque las despresurizaciones obligan a la trompa de Eustaquio a trabajar más, y si está inflamada se cerrará y provocará la aparición de los dolores.

En el caso en que sea ineludible viajar en avión, los expertos aconsejan utilizar, antes de despegar, un nebulizador nasal descongestivo para disminuir dichos síntomas, y tomar caramelos o mascar chicle para permitir que haya una mayor apertura de las trompa de Eustaquio.

En caso de notar los primeros síntomas, los expertos señalan la importancia de realizar la “maniobra de Valsalva” que consiste en forzar la entrada de aire en el oído tapando la nariz con los dedos y, manteniendo la boca cerrada, “sonarse” la nariz. Si estos síntomas son más agudos y se llega a sentir dolor, se puede disminuir la presión colocando un vaso vacío encima de la oreja.

Los cambios de altitud durante el despegue o aterrizaje pueden producir más molestias en los oídos; de hecho durante el aterrizaje, momento de mayor cambio de presión en la cabina, es cuando más se taponan o duelen. Por ello, hay que mantenerse alerta en estos momentos y seguir las recomendaciones indicadas para evitar molestias.

Los niños son un grupo de especial riesgo, debido a que tienen la trompa de Eustaquio más corta y ancha, lo que dificulta la apertura en caso de despresurización. Los más pequeños lloran en el momento del aterrizaje de manera natural para forzar la entrada de aire en el oído. La utilización de un biberón o chupete durante el despegue y el aterrizaje pueden ayudar a destapar los oídos. Es mejor que no duerman mientras el avión está despegando o aterrizando.

En el caso en el que todos estos consejos no resulten efectivos y los síntomas no desaparezcan, es necesario acudir al especialista para que estudie y trate estas dolencias.

El COFNA dispone de dos BAT (Boletín de Actualidad Terapéutica), que recogen todas las posibles intervenciones del farmacéutico ante los problemas de oído planteados con frecuencia por los usuarios, en donde se describe este problema. Estos documentos están a disposición de los colegiados, en la parte privada de la web del COFNA.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal