Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

Dudas sobre la eficacia del zumo de arándanos para prevenir la cistitis (25/Octubre/2012)
Expertos sostienen que en episodios aislados de la infección y en mujeres sanas su recomendación no estaría respaldada científicamente; sólo sería útil en casos recurrentes y cuando se cumpla la posología.

La utilidad del arándano rojo para prevenir los episodios de cistitis ha sido siempre objeto de controversia. Con voces a favor y en contra, la polémica más reciente se halla en una revisión de estudios publicada en el último número de Cochrane Library, donde, tras analizar 24 trabajos que recogían datos de 4.473 personas, concluyen que este fruto no sirve para evitar las infecciones de riñón y de vejiga. Sin embargo, los autores encontraron que este compuesto podría reportar cierta prevención, aunque pequeña, únicamente en mujeres con infecciones del tracto urinario recurrentes.

Según los expertos, es posible obtener dos lecturas de este nuevo trabajo: por un lado coinciden en que la ingesta del zumo por sí solo no serviría para prevenir una cistitis, sino que el consumo de este nutriente debe acompañarse de otras medidas de prevención. Y, por otro, observan que para episodios aislados y en mujeres sanas su recomendación tampoco estaría respaldada científicamente.
El uso de estos productos se ha generalizado hasta tal punto que se está indicando en pacientes que no tienen riesgo de sufrir una infección; es decir, se está haciendo prevención de algo que no va a tener un beneficio adicional en personas sana.

Para una cistitis puntual, el concentrado de zumo tampoco aportaría ningún beneficio, pero sí se ha visto que puede ser un método preventivo cuando una paciente sufre cistitis recurrente por Escherichia coli, que es la más común, según algunos expertos. Ahora bien, para lograr este efecto preventivo, se han de tomar extractos estandarizados y por vía oral. La posología debe ser la toma diaria de 36 miligramos de proantocianidinas (PAC, la molécula activa) durante 30 días.

El problema que, según analizan los responsables, presentaron los estudios de evaluación con comprimidos, es que rara vez se informaba de la cantidad de ingrediente activo, de modo que no estaba claro si los niveles habrían sido lo suficientemente altos como para tener algún efecto.

La revisión debería haberse hecho sólo en estudios con preparados que cumplan las dosis establecidas de proantocianidinas, según opinan los expertos del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (Infito). Es así como precisamente lo establece la Sociedad Europea de Urología, que ha introducido dentro de sus protocolos de prevención de recidivas los preparados de arándanos que justifiquen este contenido de la molécula.

Para estos expertos, nunca se debería esperar efectos terapéuticos de preparados con dosis que no son las indicadas. Sólo tendrían validez las conclusiones de trabajos que cumplan estas condiciones.

El jugo de arándanos se ha utilizado durante décadas para prevenir las infecciones urinarias, aunque nunca ha estado claro cómo podría ayudar a proteger frente a la infección. La teoría popular dice que ciertos azúcares y compuestos flavonoides evitan que las bacterias se peguen a las células que recubren las paredes del tracto urinario.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal