Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

Alimento-medicamento: un campo por descubrir (16/Enero/2013)
A pesar de que las interacciones de algunos fármacos con ciertos alimentos son sobradamente conocidas, este es un campo relativamente poco investigado. Poco a poco se le está concediendo más importancia gracias, entre otras cosas, a nuevos descubrimientos sobre los peligros que entrañan alimentos como el pomelo al interactuar con un número cada vez mayor de fármacos.

Un artículo recientemente publicado en Canadian Medical Association Journal alerta sobre los peligros de algunos medicamentos al mezclarse con zumo de pomelo: el número de fármacos conocidos con potenciales efectos secundarios graves se ha disparado de 17 en 2008 a 43 en 2012. Las reacciones incluyen hemorragia gastrointestinal, insuficiencia renal aguda, insuficiencia respiratoria, supresión de la médula ósea en personas inmunocomprometidas, toxicidad renal e incluso muerte súbita.

Lo que el pomelo hace es inhibir el metabolismo del citocromo P-450, con lo que el fármaco aumenta su biodisponibilidad, potenciando los efectos adversos. El aumento del número de interacciones se debe, entre otras cosas, a la relativa novedad de estos estudios y a que el pomelo es uno de los alimentos cuyos casos están mejor documentados.

El interés por este tipo de interacciones pertenece ahora mismo más al mundo de la nutrición que al de la farmacología, aunque eso está cambiando. Además, dentro de profesiones, les interesa más a los farmacéuticos que a los médicos, consideran los expertos. Hasta comienzos de la década de los 90, las interacciones entre alimento y medicamento se consideraban en general anecdóticas y con frecuencia de escaso interés clínico; la verdadera importancia llegó cuando su estudio se planteó con el mismo rigor y metodología que se sigue con los ensayos clínicos con medicamentos. Actualmente, hay descritas unas 300 interacciones, y llegan a ser graves hasta en un 10 por ciento de los casos documentados.

Los medicamentos más susceptibles de estas interacciones son los de margen terapéutico estrecho (digoxina, anticoagulantes orales, antidiabéticos orales y teofilina) o los que necesitan una concentración plasmática sostenida, como antibióticos.

Las variaciones en la biodisponibilidad (tanto en grado como velocidad), metabolismo y excreción de medicamentos son los efectos más frecuentes; son los mayores de 45 años los más sensibles, ya que reciben más prescripciones y pueden tener menor capacidad para tolerar concentraciones excesivas de medicamentos. También influye el estado nutricional de los mayores, que en muchos casos no es el óptimo.

Los expertos señalan que el mundo clínico quizá no ha prestado la debida atención a la complejidad de los alimentos. Por ejemplo, y volviendo al caso del pomelo, no se sabe con exactitud qué sustancia es la que inhibe el metabolismo del citocromo P-450, lo que es un aspecto importante si se tiene en cuenta que puede estar presente en otros cítricos. Todos coinciden en que el farmacéutico es la figura idónea para aconsejar y realizar un seguimiento al paciente de las complicaciones que pueden surgir por este tipo de interacciones.

EN 5 IDEAS

1.NOVEDADHasta los 90 no se empezó a prestar la debida atención al fenómeno de las interacciones entre alimentos y medicamentos, ya que se consideraba anecdótico y de escasa relevancia.

2. POMELO El Canadian Medical Association Journal publicó a finales de año un artículo sobre esta fruta, cuyo número de interacciones conocidas con fármacos sigue creciendo.

3. GRAVEDAD Actualmente hay documentados 300 casos de interacciones alimento-medicamento, pero sólo el 10 por ciento reviste cierta gravedad. Sin embargo, pueden ser mortales.

4. MARGEN TERAPÉUTICO Cuanto menor es el margen terapéutico de un medicamento, más posibilidades tiene de que su biodisponibilidad varíe debido a la interacción con diversos alimentos.

5. PERSONAS MAYORES Son los más susceptibles ya que suelen estar polimedicados, su capacidad para tolerar concentraciones excesivas del fármaco es menor y su estado nutricional puede no ser óptimo. Según los expertos, el farmacéutico es el profesional idóneo para vigilar estas interacciones


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal