Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

La OMS recomienda reducir el consumo de sodio y aumentar el de potasio (8/Febrero/2013)
Los adultos deben consumir menos de 2 g de sodio, o lo que es lo mismo 5 g de sal, y aumentar el consumo de potasio a, al menos, 3,51 miligramos por día, según las nuevas directrices emitidas este jueves por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS alerta de que niveles elevados de sodio y bajos de potasio aumentan el riesgo de presión arterial elevada y, en consecuencia, de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.

Según la OMS, la mayoría de las personas consumen demasiado sodio, mientras que la ingesta de potasio es insuficiente, lo que ha determinado que por primera vez la organización haya establecido unas directrices sobre su consumo; con el mismo objetivo, ha anunciado su intención de actualizar también las de la ingesta de grasas y azúcares.

La presión arterial elevada es un riesgo importante para la enfermedad cardiaca y los accidentes cerebrovasculares, principal causa de muerte y discapacidad a nivel mundial.

Las directrices, que forman parte de la estrategia de la OMS para reducir la obesidad y las enfermedades no transmisibles, también hacen hincapié en el consumo de los niños mayores de 2 años, ya que los niños con hipertensión a menudo se convierten en adultos con presión arterial elevada.

El sodio se encuentra naturalmente en una variedad de alimentos, incluyendo la leche y la nata (50 mg de sodio por 100 g) y huevos (aproximadamente 80 mg/100 g). También se encuentra en cantidades muy superiores, en los alimentos procesados, como el pan (250 mg/100 g), las carnes procesadas como el tocino (1.500 mg/100 g), bocadillos tales como galletas, bollos de queso y palomitas de maíz (1.500 mg/100 g), así como en los condimentos tales como salsa de soja (aproximadamente 7.000 mg/100 g), y el caldo o cubitos de caldo (20.000 mg/100 g).

Alimentos ricos en potasio incluyen: alubias y guisantes (1.300 mg de potasio por cada 100 g), frutos secos (600 mg/100 g), las verduras como la espinaca, la col y perejil (550 mg/100 g) y frutas como plátanos, y papayas (300 mg/100 g). El procesamiento reduce la cantidad de potasio en muchos productos alimenticios.

VER NOTICIA COMPLETA: http://www.europapress.es/salud/salud-bienestar-00667/noticia-oms-recomienda-reducir-consumo-sodio-aumentar-potasio-20130201143422.html

Las alteraciones y manchas en las uñas pueden alertar de la presencia de enfermedades cutáneas u orgánicas

Las alteraciones y manchas persistentes en las uñas pueden ser un aviso de que hay algún tipo de enfermedad de la piel o del organismo, según opinan los expertos. No obstante, matizan que "casi todo el mundo" tiene algún tipo de alteración "banal", sin que ello suponga la existencia de una patología.

En este sentido, hay que decir que las enfermedades de la piel, tales como psoriasis o eczemas, suelen producir alteraciones en las uñas, al igual que algunas sistémicas como, por ejemplo, la insuficiencia renal o la cirrosis hepática.

En el caso de las patologías orgánicas, suelen aparecer unas manchas negras longitudinales en las uñas que no desaparecen conforme van creciendo sino que persisten en el tiempo. Es ahí cuando sería necesario acudir a un especialista para que realice un diagnóstico. Las manchas blancas anchas y transversales pueden ser un síntoma de insuficiencia renal o cirrosis.

Al contrario de lo que suele creerse, las pequeñas manchas blancas de las uñas no reflejan una falta de calcio; estas alteraciones se suelen deber a leves microtraumatismos que se producen cerca de la cutícula por gestos tan comunes como meterse las manos en los bolsillos de unos vaqueros ajustados.

De hecho, el calcio no tiene relevancia en las uñas, ni siquiera en la dureza de las mismas. En cambio, las proteínas si juegan un papel esencial en las uñas ya que les aportan dureza.

Morderse las uñas puede provocar microtraumatismos a lo largo de todo el lecho ungueal --la parte que se encuentra debajo de las uñas--, alterando así su anatomía. Al margen de los problemas estéticos que ocasiona, morderse las uñas puede alterar la forma de los dientes, afectar a la salud ungueal y, también, ocasionar pequeñas heridas que hacen que el dedo se inflame y duela.

Para tener unas uñas saludables, es preciso evitar el uso de quitaesmaltes que contengan acetona, realizando con cuidado la manicura a fin de evitar quitar "mucha cutícula", dado que pueden producirse infecciones.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal