Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

Efectos adversos farmacológicos al rojo vivo (5/Agosto/2013)
Una amplia gama de medicamentos puede contribuir a agravar trastornos relacionados con las altas temperaturas como el síndrome de agotamiento-deshidratación o el golpe de calor

Durante los meses de julio y agosto se pueden llegar a superar los 40 grados en algunos puntos del país. Esta época, por tanto, es propicia para que aparezcan trastornos asociados al excesivo calor, a los que son altamente susceptibles lactantes, niños, mayores y enfermos crónicos. Aun cuando los fármacos no se pueden considerar factores de riesgo, sí que pueden contribuir a empeorar un cuadro de síndrome de agotamiento-deshidratación o de golpe de calor, las dos patologías más comunes asociadas a las altas temperaturas.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha publicado una revisión de sus recomendaciones anuales sobre el buen uso de medicamentos ante la ola de calor. En ellas señala que la adaptación de un tratamiento farmacológico en curso "debe ser considerada caso por caso", y que no hay reglas generales ni sistemáticas para la modificación de los esquemas posológicos como consecuencia del efecto de las altas temperaturas.

Pueden destacarse tres áreas sobre las que actúan los medicamentos, y que pueden ser susceptibles de afectar a estos trastornos. Primero, el área cardiovascular y metabólica, donde hay que tener cuidado con los antihipertensivos, especialmente los diuréticos, antiarrítmicos, vasoconstrictores periféricos, antidiabéticos, hipolipemiantes y hormonas tiroideas.

La segunda área estaría configurada por aquellos medicamentos que pueden alterar la función renal, como los AINEs, algunos antibióticos como las sulfamidas, y una amplia gama de antihipertensivos.

La tercera comprendería los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central y periférico, entre los que se encuentran neurolépticos, ansiolíticos y anticolinérgicos.

No obstante, habría que subrayar que una ola de calor no es motivo para que se produzca una alteración esencial en la patología del paciente, ni en sus necesidades terapéuticas. Por tanto, no deben modificarse los tratamientos sin una evaluación clínica individualizada.

En lo que respecta al inicio de tratamientos en población de riesgo, sí que sería importante tener en cuenta los posibles efectos adversos en estas situaciones. La introducción de nuevos medicamentos en la población más frágil debe hacerse extremando las precauciones, y en estos casos, el farmacéutico juega un papel esencial con su consejo en las situaciones de mayor vulnerabilidad. Esta información individualizada es también importante para evitar alarmas injustificadas e incumplimientos terapéuticos.

Las medidas higiénicas y preventivas serán, en la mayoría de los casos, las más efectivas para evitar los posibles trastornos. Y éstas son aplicables a la población general: no realizar actividades físicas extraordinarias en horas de temperatura máxima, una correcta hidratación y alimentación, o mantener las estancias con temperaturas suaves.

EN 5 IDEAS
1. FACTOR DE RIESGO
Ningún fármaco puede ser considerado ´per se´ como desencadenante de estados patológicos inducidos por el calor, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
2. CASO POR CASO
La adaptación del tratamiento al paciente como consecuencia de las altas temperaturas siempre debe hacerse de forma individualizada, ya que no existen reglas generales.
3. POBLACIÓN VULNERABLE
Niños, personas mayores, dependientes, enfermos crónicos y la población en situaciones de riesgo de exclusión social presentan una mayor vulnerabilidad a padecer estos trastornos
4. ANTIHIPERTENSIVOS
Se trata de uno de los grupos de fármacos que mayores interacciones y problemas con el calor presentan. De este grupo, hay que tener especial cuidado con los diuréticos e IECA.
5. HIPERTERMIA
Se debe tener especial cuidado con ciertos fármacos como los neurolépticos que, en condiciones ambientales normales, pueden aumentar la temperatura corporal.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal