Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

La incidencia de la dermatitis atópica se ha incrementado entre un 200 y un 300% en las tres últimas décadas (1/Octubre/2013)
Actualmente, la padecen en España entre un 5 y un 7% de la población adulta, y entre un 10 y un 20% de la infantil, según han puesto de manifiesto los asistentes al 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica', que se celebra en Madrid.

La incidencia de dermatitis atópica se ha incrementado entre un 200 y un 300% en las tres últimas décadas, según aseguran los participantes en el 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica', celebrado en Madrid. Según exponen, esta enfermedad crónica y no contagiosa, que causa picor e inflamación en la piel, tiene entre sus síntomas "la piel seca, escamosa y con escozor". Ésta afecta, generalmente, "a la parte interna de los codos, detrás de las rodillas, piernas, brazos y la cara, pero también puede cubrir la mayor parte del cuerpo", indican.

Actualmente, la padecen en España entre un 5% y un 7% de la población adulta, y entre un 10% y un 20% de los niños. De todos ellos, el 90% experimenta esta enfermedad antes de los cinco años, por lo que es la segunda causa más frecuente de visita al dermatólogo.

Se ha comprobado de forma científica que un 40% de los pacientes sufren un déficit de Filagrina, una proteína presente en la piel, siendo uno de los rasgos más visibles de esa carencia la hiperlinealidad palmar (una gran cantidad de líneas en la palma de la mano).Ello ayuda a poder detectar de mejor manera aquellos pacientes con dermatitis atópica. Además explican los expertos que esta patología tiende a hacer erupción cuando el paciente se expone a factores irritantes, como son los disolventes químicos industriales, los detergentes, el humo de tabaco, las pinturas blanqueadoras, las lanas, las comidas acidas o astringentes, los productos del cuidado de la piel que contienen alcohol, y algunos jabones y perfumes.

No obstante, la enfermedad también se torna más severa durante los cambios de temperatura y de estación, momento en el que la aparición de brotes agudos es más común.

En las fases más agudas, los pacientes sufren fuertes picores, inflamación y, en casos severos, eczemas y heridas, motivos por los que comienzan a rascarse y se inicia un círculo vicioso, ya que esto provoca que la barrera protectora de la piel se pierda.

Es precisamente en ese momento cuando las bacterias patógenas, especialmente el 'Staphylococcus Aureus', se activan y promueven los procesos inflamatorios, los cuales llevan al paciente a volver a rascarse, con lo que se debilita aún más la función de barrera protectora de la piel.

A tenor de todo ello, el sistema inmunitario del paciente empieza a funcionar mal, "reaccionando contra todo aquello a lo que le es ajeno", lo que hace muy común que se desarrollen a la larga otras enfermedades, "especialmente alergias, rinitis o asma". Una detección precoz en bebés y un tratamiento correcto permitirá que en el futuro haya menos adultos alérgicos.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal