Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) recomienda el uso de los inhibidores de la bomba de protones (25/Abril/2014)
Es una de las familias de medicamentos más consumidas a nivel mundial

La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) ha emitido un comunicado en el que recomienda el uso de inhibidores de la bomba de protones (IBP) dado que son “medicamentos cuya eficacia está contrastada para determinadas enfermedades del aparato digestivo y también cuando se utilizan como protector gástrico en pacientes con algunas patologías y bajo control médico”.

Entre estos IBP se incluyen fármacos como omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol, y es una de las familias de medicamentos más consumidas a nivel mundial. Solo en España, representaron en 2010 el 4,9% del consumo global de medicamentos del Sistema Nacional de Salud.

Con todo, “los efectos secundarios de estos medicamentos pueden surgir cuando los utilizan personas para las que no están indicados, o cuando pacientes que sí deberían tomarlos no lo hacen, por miedo o cautela”, explican desde la SEPD. Es el médico quien “debe prescribir o dejar de prescribir el medicamento, valorando los riesgos y los beneficios para cada paciente”.

Revolución

Los IBP han supuesto una revolución en el manejo de las enfermedades relacionadas con la secreción de ácido clorhídrico del estómago como úlcera gástrica, úlcera duodenal, enfermedad por reflujo gastroesofágico o infección por Helicobacter pylori. “Son medicamentos muy útiles para los especialistas del Aparato Digestivo”, explican los expertos, “porque su eficacia está bien contrastada en enfermedades muy prevalentes, actuando sobre células del estómago, bloqueando o disminuyendo la secreción de ácido clorhídrico necesario para deshacer los alimentos en el proceso de la digestión”. En España, la úlcera péptica afecta al 10% de la población en algún momento de su vida, con una prevalencia de úlcera activa del 1%; mientras que la enfermedad por reflujo gastroesofágico afecta a un 15% de la población y la prevalencia de infección por Helicobacter pylori está en torno a un 40%.

Su elevado consumo anual a nivel mundial es debido a que generalmente los fármacos IBP son también altamente recetados como gastroprotectores para personas que consumen AINEs (tales como el ibuprofeno y el ácido acetilsalicílico entre los más conocidos). Normalmente son personas de edad avanzada, con enfermedad crónica y que toman estos medicamentos de forma prolongada. “La aspirina o los AINEs pueden producir pequeñas úlceras en el estómago y el duodeno. Para que éstas cicatricen más rápido recetamos estos fármacos que frenan la producción de ácido clorhídrico”, explican los expertos de la SEPD.

Ante informaciones que generan confusión sobre la eficacia y seguridad de los IBP cuando se consumen de forma prolongada, la Sociedad Española de Patología Digestiva recuerda que no todas las personas que toman aspirina o AINEs deben consumir fármacos IBP, sino solo aquellas que forman parte de grupos de riesgo y que se concretan en personas mayores de 65 años, con antecedentes de enfermedad ulcerosa péptica, que toman antiinflamatorios en altas dosis o combinación de varios, que toman anticoagulantes o corticoides en dosis altas con patología previa grave como cirrosis hepática o insuficiencia renal, por ejemplo.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal