Colegio Oficial de Farmaceúticos de Navarra, ir a la página principal

Acceso colegiados

Usuario:

Contraseña:

Buscador

 

 
 
NOTICIA

El 10% de los mayores de 80 años toma anticoagulantes orales de manera continuada (9/Mayo/2014)
El aumento de la tasa de envejecimiento poblacional eleva a 800.000 el número de pacientes en tratamiento.

La prevalencia de la fibrilación auricular (FA) se halla estrechamente vinculada con la edad y está presente en casi el 10% de las personas mayores de 80 años. Dado el envejecimiento de la población en los países occidentales, el número de personas con FA es probable que aumente considerablemente en los próximos años, así como el número de individuos que precisan tratamiento anticoagulante. Así lo han puesto de manifiesto los expertos reunidos en Pamplona con motivo de la celebración de la 6ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG).

En España hay aproximadamente 800.000 pacientes con tratamiento anticoagulante por diferentes patologías como la enfermedad tromboembólica o la FA, la arritmia cardiaca más frecuente, que multiplica por 5 el riesgo de ictus. “La FA es la patología que con más frecuencia determina la necesidad de una anticoagulación oral a largo plazo, y su prevalencia en mayores de 80 años alcanza el 10% de la población. En población general esta tasa apenas supera el 2%”.
El ictus es la primera causa de muerte entre las mujeres y la segunda entre los hombres y afecta cada año a 130.000 españoles. La FA multiplica por 4 el riesgo de ictus y se estima que el porcentaje de accidentes cerebrovasculares atribuibles a la fibrilación auricular se eleva hasta el 23,5% en el grupo de edad de 80 a 89 años.

Los anticoagulantes se deben utilizar en ancianos, sobre todo cuando se trata de prevenir el riesgo de ictus en personas con FA. “Casi el 25% de los ictus isquémicos en personas mayores de 80 años son atribuibles a esta causa, y el uso de anticoagulantes reduce el riesgo de ictus isquémico en un 64% en pacientes con fibrilación auricular”, han apuntado los expertos.

Anticoagulantes: ¿clásicos o nuevos?
Durante la Reunión Nacional de la SEMEG se ha debatido acerca del uso de los anticoagulantes clásicos frente a los nuevos en el anciano frágil. A este respecto, se ha indicado que el uso de anticoagulantes en pacientes ancianos precisa de un mayor esfuerzo en el control que en otros pacientes. “Los pacientes ancianos frágiles no suelen estar incluidos en los ensayos clínicos con estos tratamientos y, al administrarlos, nos encontramos con efectos adversos asociados a la pluripatología y polifarmacia. Por este motivo, al prescribirse debe tenerse en cuenta el perfil de seguridad, la comodidad de la posología, las interacciones con otros fármacos y alimentos y la necesidad de controles sanguíneos, algo que en ocasiones resulta complicado de realizar”. No hay que olvidar que los ancianos presentan también mayor riesgo de hemorragia asociado a las caídas.

Al menos un 30% de los pacientes anticoagulados no alcanza un control adecuado con los anticoagulantes clásicos, como el Sintrom [antagonistas de la vitamina K] pero en los últimos años han surgido alternativas terapéuticas, los nuevos anticoagulantes orales (NACO), que apuntan potenciales ventajas. “Los estudios parecen mostrar una mayor tasa de prevención de ictus, menor tasa de efectos secundarios (sangrados) y no necesitan controles sanguíneos rutinarios”, concluyen los especialistas.


VER NOTICIA COMPLETA 

Imprimir Página Actual Enviar noticia a un amigo por E-mail Ver los últimos titulares

 


 
 
Publicidad
Tablon de anuncios
 
 

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra

Navas de Tolosa, 19 bajo, 3º. 31002 Pamplona

info@cof-navarra.com Aviso Legal